Medidas a tomar en casa para paliar los efectos de las alergias

Actualizado: ene 13

El número de personas alérgicas no para de crecer y se estima que, en unos 10 años, la mitad de la población sufrirá algún tipo de alergia.



Aumenta el número de casos y también su gravedad. La contaminación, los hábitos alimenticios, los productos de higiene personal y los métodos de cultivo tienen mucho que ver con ello.


La Organización Mundial de la Salud sitúa las alergias entre las seis patologías más frecuentes, y son la enfermedad crónica más común en la infancia.

La rinitis (trastorno que afecta a la mucosa nasal y que produce estornudos, picor, obstrucción, secreciones nasales y, en ocasiones, falta de olfato) y el asma producidas por las alergias a los ácaros y al polen son las más frecuentes.


Diferentes investigaciones han demostrado que tanto el humo del tabaco que fuma la madre en el embarazo como las partículas de diesel del humo de los coches producen una reprogramación genética en el feto que aumenta el riesgo de asma en la infancia.


Por otra parte, el cambio de dieta y de hábitos alimentarios, con una tendencia generalizada a comer menos frutas, verduras y legumbres y más alimentos precocinados, ricos en grasas y azúcar, ha modificado la flora bacteriana y con ello ha alterado nuestro sistema inmunitario, nuestras defensas, lo que conlleva un desequilibrio interno que influye en la reacción del organismo ante agentes alergénicos.


Si usted ya sufre de alergias debería tomar una serie de medidas en casa para minimizar las reacciones a los agentes alergénicos como el polvo o el polen.


Una respuesta alérgica ocurre cuando el sistema inmunológico del cuerpo reacciona de manera exagerada a un desencadenante o alérgeno como el polen o los ácaros. Cuando uno entra en contacto con algo a lo que es alérgico, el sistema inmunitario libera una sustancia química llamada histamina, que desencadena la reacción alérgica y todos los síntomas molestos.

A continuación hemos reunido algunas de las medidas básicas más efectivas y fáciles a tomar en casa para minimizar los efectos indeseados de las alergias como los estornudos en cadena, la secreción nasal y el picor de ojos.

1.- Ajo crudo

El ajo es un alimento que se puede encontrar en cualquier país y es uno de los más efectivos para reforzar nuestro sistema inmunitario. Un sistema inmunitario fuerte es vital para disminuir las reacciones alérgicas.


No hace falta comprar pastillas de ajo de herbolario, se puede simplemente cortar un diente de ajo en pequeños trozos y tragarlos con la ayuda de líquido. Al no masticarlos no dejan ni sabor ni olor en la boca.


2.- Romero


El romero fresco y seco es una hierba aromática muy utilizada en la cocina.

En los últimos años investigaciones médicas han comprobado la capacidad del romero para ayudar a combatir los síntomas de alergia y proporcionar alivio a los enfermos de asma.


Según un estudio publicado en el Journal of Restorative Medicine, esta popular hierba contiene ácido rosmarínico, que tiene efectos antiinflamatorios y antioxidantes.


El estudio también revela que el ácido rosmarínico es un eliminador de radicales libres que puede suprimir las respuestas inflamatorias de ciertos glóbulos blancos, así como los anticuerpos alérgicos.


Cocine con romero y tómelo también en infusiones. El sabor es suave y puede gustar incluso a los niños.


3.- Cúrcuma

La cúrcuma es una especia que se utiliza mucho en la cocina india, tailandesa y otras cocinas asiáticas.


De acuerdo con varios estudios científicos, la cúrcuma tiene una lista interminable de beneficios para la salud que hacen que esta especia sea tan efectiva como muchos productos farmacéuticos, si no más.


El compuesto activo más poderoso de la cúrcuma es la curcumina, que según estudios en animales puede reducir e inhibir significativamente las respuestas alérgicas.


Un estudio publicado por el American College of Allergy, Asthma & Immunology de 214 personas con rinitis alérgica encontró que los que tomaron curcumina durante dos meses aliviaron sus estornudos y congestión, y mejoraron el flujo de aire nasal comparados con los que tomaron un placebo.


La cúrcuma tiene un sabor bastante fuerte por lo que puede que no le guste tomarla en infusión pero puede añadirla como condimento a sopas, tortillas o arroz.

Pruebe distintas y deliciosas recetas con cúrcuma aquí.


4.- Ácidos grasos omega-3


Los ácidos grasos omega-3 son un tipo de ácido graso esencial que obtenemos a través de nuestra dieta. Varias investigaciones sugieren que pueden reducir la producción de químicos inflamatorios en el cuerpo (prostaglandina E2 y citocinas inflamatorias).


Un estudio realizado en Alemania que involucró a 568 personas encontró que un alto contenido de ácidos grasos omega-3 en los glóbulos rojos o en la dieta estaba asociado con un menor riesgo de fiebre del heno o alergia al polen.


Puede obtener el omega-3 que su cuerpo necesita de estas maneras:

  • Coma algún tipo de pescado azul por lo menos dos veces a la semana. Pescado azul como salmón, sardinas, arenques, atún, caballa, etc. Aquí tiene una lista de los más comunes.

  • Aceite de linaza: 1 cucharada dos o tres veces al día.

  • Nueces: Unas 7 unidades al día

5.- Irrigación nasal con agua y sal de cocina

El agua con sal reduce la inflamación de las fosas nasales y alivia la secreción nasal. No hace falta comprar los preparados que venden ya en las farmacias. Si quiere ahorrar dinero y obtener iguales o mejores resultados utilice un recipiente como el Rhino Horn con agua templada y sal de cocina.


El Rhino Horn obtiene su nombre por su similitud con un cuerno de rinoceronte y su diseño es ideal para limpiar las fosas nasales. El Rhino Horn se fabrica en Noruega desde 1998 y está hecho de plástico reciclable.


Vea este vídeo para comprobar qué fácil es utilizarlo.


6.- Cámbiese de ropa al llegar a casa

Si tiene alergia estacional (al polen) cámbiese de ropa al llegar a casa ya que las partículas del polen se adhieren a la ropa de calle.


Si puede evitarlo no salga de casa temprano, es más seguro hacerlo después de las 10 de la mañana ya que las concentraciones de polen disminuyen a partir de esas hora.


La concentración es también más elevada en los días secos que en los días de lluvia.


7.- Lave a menudo la ropa de cama y evite el exceso de humedad en casa

Si sufre de alergia al polvo en realidad lo que le provoca la reacción alérgica son los ácaros que habitan en nuestras casas. Es muy difícil eliminarlos del todo de nuestros hogares pero hay medidas para reducir su número de esta manera:

  • Elimine del dormitorio las alfombras y todos los objetos que acumulen polvo

  • Utilice fundas antiácaros en el colchón y la almohada (el colchón y la almohada deben aspirarse durante 10 minutos una vez al mes y exponerlos al sol durante 30 minutos 2 o 3 veces al año)

  • Lave con agua caliente (a más de 50º C) al menos una vez a la semana las sábanas y las mantas

  • Realice una limpieza periódica de sofás, moquetas y otras zonas de la casa

  • Revise periódicamente el domicilio y repare los problemas de humedad que se detecten

  • Reduzca la humedad relativa en toda la casa, o al menos en el dormitorio, por debajo del 50% (el uso regular de deshumidificador consigue reducir la población acarina de manera significativa).

  • Renueve las almohadas una vez cada dos años.

Espera no te vayas, tengo un regalo para tí que estoy segura podrá ayudarte en tu vida cotidiana: Haz clic aquí






#alergias

1,443 vistas